Categorías del blog

Últimos comentarios

No hay comentarios
Los errores más comunes cuando regamos nuestras plantas

Los errores más comunes cuando regamos nuestras plantas

 

1-Un mal drenaje. Cuando tenemos nuestras plantas en las macetas,  lo mejor que podemos hacer, es antes de trasplantarlas, hacer unos agujeros en la base de la maceta para que el agua sobrante drene y no se quede estancada pudriendo las raíces, y así facilitar la aireación de las mismas.

2-Repetir la frecuencia de regado. No es lo mismo regar en los meses de más calor que en los frios, en verano las plantas necesitan más agua, al igual que en las épocas de floración o cuando están dando fruto.

Cuando sopla el viento, también ayuda a que se resequen más fácilmente. También se ha de tener en cuenta el tamaño de la maceta, y el material en que está hecha. Dónde tienes la planta puesta, si le da el sol de lleno o si está siempre en sombra.

3-Olvidarte de regar las plantas. Hay veces que por la razón que sea, se nos ha olvidado regarlas, entonces veremos que las hojas se arrugan y amarillean, o bien, ni siquiera quedan hojas.

Para poderla recuperar, si es por este motivo, se ha de regar con abundante agua, poniéndola en un recipiente con agua y que vaya absorbiéndola, con suerte la podremos recuperar.

4-Las plantas son diferentes. No todas las plantas necesitan la misma cantidad de agua, no es lo mismo un cactus que un helecho de otoño. Igual que hay plantas que no les sienta bien el agua del grifo por tener un exceso de cal, y  que afecta directamente al pH del sustrato.

5- El exceso de agua. La mayoría de las plantas mueren por un exceso de agua, las raíces no pueden respirar y se ahogan, a parte de todas las enfermedades que pueden contraer por un exceso de riego, ya que facilitan la aparición de los nematodos y las enfermedades por hongos. Es peor un exceso de agua que una falta de la misma, si no estás seguro de regarla, espérate un día más.

Recordad también que la forma de regar es muy importante, ya que hemos de regar el sustrato, no las hojas.

Al igual que hemos de regar, bien al amanecer o al atardecer, nunca durante los momentos de más sol. A las plantas le gusta más el agua de lluvia pero si no podemos ofrecérsela, podemos tener agua en un recipiente durante 24 horas para que se evapore el cloro, a la vez que estará a temperatura ambiente de la planta, ya que el agua fría no es buena.

 

 

01/05/2018 Home, Sembrar 0 248

Dejar un comentario

Tienes que loguearte para añadir un comentario.

Ha sido añadido a la lista de deseos

Continuar comprando Mi lista de deseos